Los fantasmas de la muralla de Sevilla

En una Sevilla a oscuras, la muralla y su veintena de puertas y postigos daban cobijo a maleantes de todo tipo. Brujas, contrabandistas, granujas, delincuentes de todo tipo y calado.
 
Tal era el miedo que los vecinos tenían al extrarradio que confabulaban historias sobre fantasmas. Algunas más creíbles que otras. Leyendas que servían de advertencia para aquellos que tenían aprecio a la vida. Muchas se han desmontado con los años, otras siguen vivas en el imaginario colectivo.