El Rinconcillo, en pie desde 1670, ostenta el título de bar más antiguo de Sevilla. Aquí funciona lo clásico y nadie puede abandonar el local sin probar sus espinacas con garbanzos, la pavía de bacalao, la tortillita de jamón o el cuenco de salmorejo.

Céntrica ubicación, solera y buen hacer, un lugar que guarda la esencia del pasado entre azulejos y antiguas alacenas cargadas de licores y vinos, otro de los placeres de los que disfrutar en el bar más antiguo de Sevilla.


EXPERIENCIAS


GASTRO


HOTELES


SHOPPING


PLAY


MMM…